Crítica a Peach Girl

Peach Girl Book Cover Peach Girl
Miwa Ueda
Drama, romance, shoujo
Bessatsu Friend (Japón); Planeta DeAgostini (España)
1997-2003

Fue uno de los mangas más populares a finales de los 90′ y hoy os lo traemos ¿listos para la nostalgia?

Peach Girl es una obra de Miwa Ueda publicada para la Bessatsu Friend entre 1997 y 2003. Fue adaptada al anime en 2005 y en España está publicada por Planeta, aunque descatalogada.

No es fácil ser guapa y menos cuando tu “mejor amiga” se dedica a crear rumores sobre ti. Esa es la vida de Momo. Mientras todos piensan que Momo se pasa todo el día de fiesta en fiesta, en realidad es una chica tímida y solitaria. ¿Podá declararse a Toji, su amor de siempre, o se lo robará su mejor amiga?.

Nos encontramos con una historia con un gran foco en los personajes. Además de Momo y de Sae, tenemos a los chicos: Toji y Kiley (que está enamorado de Momo). Todas las tramas se basan en las uniones y rupturas amorosas de este elenco.

La historia empieza bastante bien hilada y engancha mucho. El acoso de Sae da un gran dinamismo al principio y hace que los primeros arcos resulten interesantes. Entonces Momo sale con Toji, luego con Kiley, luego con Toji, luego con Kiley… y hay un momento hacia el final que los cambios se suceden tan rápido que marean. Mucho.

No obstante, las relaciones de Momo se entrelazan bastante bien con las tramas secundarias -que generalmente acaban siendo las relaciones de Sae- pasando a primer y segundo plano según va conviniendo. A pesar de ser una historia llena de clichés y estereotipos, consigue hacerse amena e interesante de leer, lo cual es un mérito por sí mismo.

Entrando en análisis de personaje, Momo es una protagonista bastante mediocre y una Mary Sue de manual. Cuando se deja de lado toda su pinta de gyaru y tras recalcarse por activa y por pasiva que es una adolescente normal, se queda en eso, una adolescente del montón pero idealizada. Momo es inocente, es buena, es valiente, es inteligente… el único -conveniente- defecto es que tiene una indecisión crónica entre Toji y Kiley.

Sae, por otro lado, es un personaje bastante más trabajado. Empieza siendo la mala de novela por antonomasia, la mosquita muerta que siempre te da la puñalada por la espalda, pero según avanza la historia vemos que tiene un lado vulnerable e inseguro que la impulsa a actuar sin pensar en las consecuencias que sus acciones tienen para el resto.

Con Toji pasa igual que con Momo. Es un protector idealizado, el novio perfecto y estudioso que toda chica querría teneer, pero no pasa de ahí, es plano. Kiley, paralelamente a Sae, tiene muchísimas más facetas y si bien al principio parece un niñato inmaduro, al poco podemos ver todo el trasfondo dramático que le impulsa.

La relación más destacable es probablemente la de Momo y Sae, con una complejidad -por parte de Sae porque Momo es más simple que una piedra- que solo termina de apreciarse en los últimos capítulos. Las relaciones románticas son arbitrarias y surgen como reacción a los movimientos de Sae, más que de forma natural.

El dibujo es el típico que te puedes esperar de un shoujo de la época: ojos grandes pero sin demasiado brillo, especial atención en el maquillaje y peinado de las chicas, proporciones estilizadas pero realistas… No resulta especialmente expresivo pero de alguna forma consigue transmitir el mensaje.

Peach Girl es un manga del montón, del montón de los buenos pero del montón. Solo recomendable si te gustan los romances de insituto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *