Crítica a Mikai no Hoshi (Planeta salvaje)

Mikai no Hoshi (Planeta salvaje) Book Cover Mikai no Hoshi (Planeta salvaje)
Jiro Matsumoto
Ciencia ficción, drama, psicológico
Manga Erotics F
2003

No es un secreto, me encanta Jiro Matsumoto ¡y hoy os traigo una de sus obras menos conocidas!

Mikai no Hoshi es una obra de Jiro Matsumoto publicada para -desaparecida- Manga Erotics F en 2003. No está adaptada al anime ni licenciada en España.

Mikai no Hoshi es la historia de tres amigos de toda la vida -Nicolo, Cooki y Naomi-, que viven en un pueblo en mitad de la nada durante una guerra. Luchan para sobrevivir intentando no renunciar al sueño de irse del pueblo y encontrar una vida mejor… ¿puede sobrevivir su amistad al paso del tiempo? ¿puede aguantar las guerras, los sueños rotos, las rivalidades, las falsas lealtades, los celos e incluso la traición?.

El trasfondo de una guerra, de una ciudad ocupada, es el escenario perfecto para que Jiro Matsumoto pueda emplearse a fondo. La crueldad de una ciudad dividida en dos bandos se ve reflejada en la ruptura de amistades, en las medidas desesperadas, en las uniones y en las puñaladas traperas.

La historia es un drama bélico. Seguimos de cerca a tres personajes principales: Colo, Naomi, y Cookie. A través de ellos veremos todo el impacto de la guerra en la vida de los habitantes de un pueblo pequeño.  La historia está narrada con una crudeza extrema y abundante uso de sexo y violencia, pero a través de los ojos de Colo -quien puede asumirse que tiene algún tipo de transtorno mental- la narrativa es paralelamente naïve y humana.

Es una de las obras más sexualmente explícitas de Matsumoto. Las escenas de sexo son reales y no pretenden agradar ni muchísimo menos excitar. Son una seña personal del autor y en un contexto tan violento están más que justificadas. Sirven, además de para ilustrar la guerra y para dar fondo a los personajes, que son marcados durante estos actos y no podrían crecer ni evolucionar sin ellos.

A pesar de ser una historia tan corta, los tres protagonistas están perfectamente construídos. No hay héroes ni villanos entre ellos, son sólo tres jóvenes intentando sobrevivir durante una guerra. Lo más destacable es el reflejo, sutil pero persistente, de cómo la guerra afecta a la mente humana y cúantos estragos puede provocar.

Naomi se refleja como una persona totalmente sacríficada y dispuesta a darlo practicamente todo por Colo. Su descenso en el cuartel militar y su caida son un buen reflejo de como incluso la vida de la persona más buena y trabajadora puede tergiversarse y romperse frente a la guerra. Cookie, como antípodas de Naomi, es egoísta y tiene una moral muchísimo más laxa pero también es valiente y ambiciosa. No obstante, según la historia se encrudece, es muy complicado no empatizar ni sentir compasión por ella. Colo intenta ser el punto medio entre ambas e intenta mediar. Se presenta como un personaje transtornado pero, de alguna forma, casi infantil. En contraposición a las chicas, es cobarde y apenas está dispuesto en arriesgarse por sus amigas.

Hay secundarios de toda clase, desde la pandilla de Cookie hasta el general degenerado de Naomi o la mujer que se encariña de Colo y le protege. Todos ellos sirven para terminar de redondear la historia y que el dibujo de una ciudad en guerra quede completo.

Artísticamente, Mikai no Hoshi sigue en la línea de Jiro Matsumoto: figuras abocetadas pero con un detalle minuciosamente cuidado. Gran uso de recursos para expresar alucinaciones o estados alterados y una increíble expresividad en los personajes.

Mikai no Hoshi es un manga duro y complicado de leer pero sin duda de lo mejor que ha hecho Matsumoto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *