Crítica a Mars

Mars Book Cover Mars
Fuyumi Soryo
Drama, romance, shoujo, slice of life
Bessatsu Friend
1996-2000

Hoy os traemos una pequeña joyita de romance de instituto, ¡No os la perdáis!

Mars es una obra de Fuyumi Soryo (Cesare) publicada para la Bessatsu Friend entre 1996 y 2000. No tiene adaptación al anime ni está licenciada en España.

Kira, a shy high school student, lives only for her art. Rei, An arrogant, rebellious and violent playboy, wears his delinquency like a badge of honor. They are exact opposites in every way, but when Kira sees Rei kissing a statue of Mars, she overcomes her fears and asks him to model for her. And, to everyone’s surprise, Rei agrees.

Kira, una adolescente muy tímida, vive solo para pintar. Rei, un arrogante, rebelde, y violento mujeriego, lleva su mal comportamiento con orgullo. Son polos opuestos en todos los sentidos pero cuando Kira ve a Rei besar una estatua de Marte se lanza y le pide que pose como modelo. Y para sorpresa de todo el mundo, Rei acepta.

Siempre he pensado que dentro de todos los géneros, incluso de los que puedan parecer más dudosos, es posible encontrar obras que realmente merezcan la pena. El romance de instituto, dentro de lo que es el shojo, es uno de esos géneros tan abarrotados y comerciales que encontrar algo que destaque entre las miles de obras parecía una misión imposible, pero lo he conseguido y os traigo la reseña.

Mars trata de la relación entre Rei y Kira desde que se conocen con 16 años hasta que se graduan, con 18. Rei es el clásico malote de instituto, mujeriego y siempre metiéndose en líos con la policía, y encima está obsesionado con algo tan peligroso como las carreras de motos. Kira es la típica chica tímida que nunca habla con nadie, ni tiene casi amigos, y pasa todo el día dibujando. Suena a cliché ¿verdad?. Pues lo es, pero la historia está tan bien llevada que, una vez te metes de lleno en la lectura, se te olvida de donde parte toda la trama.

A lo largo de los dos años que cubre la historia se nos presenta un desfile de situaciones, personajes, y  escenarios que, lejos de resultar idealizados o melodramáticos, son cercanos. Esta es la clave de Mars: dentro de toda la ficción y de los elementos telenovelescos, los personajes y las tramas resultan cercanos e identificables en mayor o menor grado.  Las historias que se van sucediendo y las dificultades por las que Kira y Rei deben pasar para ser felices están medidas al milímetro y nunca terminas de saber qué va a pasar a continuación. Los personajes son complejos, tienen sus propias motivaciones y sus propias historias que les llevan a actuar de esta u otra forma; con esto quiere decir que sientes que son ellos quienes empujan la trama, no la trama la que les fuerza a cuadrarse y aguantar el rítmo.

Durante los dos años que dura la trama principal, se van sucediendo distintas historias independientes que se van enlazando una tras otras. Estas transiciones generalmente están muy bien llevadas, tanto así que cuando vas por la mitad del manga te sorprende lo mucho que ha avanzado desde el principio.

Fuyumi Soryo cuida mucho el añadir la tensión, los giros de guión, y las escenas bonitas y pastelosas en los momentos adecuados para que la trama enganche y no pierda en ningún punto el rítmo. Esto se mantiene desde el primer capítulo al último.

Hablar de los protagonistas es complicado porque según avanza la historia te das cuenta de que no son, ni por lo más remoto, lo que parecían inicialmente. Ambos son jóvenes profundamente complejos y con historias que, aunque se acaban revelando poco a poco, afectan en su forma de actuar desde el principio. El elemento clave de Fuyumi Soryuo en comparación a otras mangakas es que es capaz de mantener esta cohcerencia, como si tuviese toda la historia planteada de antemano, por lo que incluso los giros que inicialmente pueden parecer más imprevisibles, tienen sus consecuencias mucho antes de que sean dados.

Soryo hace papel de psicóloga e indaga en lo más profundo de las mentes de sus personajes, elaborando y cimentando los traumas, las enfermedades, y las emociones de una forma exhaustiva. Todo esto, además de en la acción como tal, se ve reflejado en unos diálogos realmente profundos, sólidos, y que sientes que aportan y enriquecen toda la trama y al menaga en general. En retrospectiva, es probablemente una de las mangakas más capaces en poder reflejar todoe este aspecto psicológico utilizando recursos bastante mundanos.

El dibujo de Soryo es estilizado y elegante, pero con una serie de rasgos que la distinguen del grueso de mangakas de shoujo. Lo que pjrima por encima de cualquier otro aspecto es la expresividad, los pequeños gestos, que nos permiten entender a primera vista cómo se sienten los personajes. También está clara la formación de la mangaka en arte, lo cual es apreciable por las composiciones de las viñetas, trnasiciones, y el gusto -especialmente al principio- de mostrar sus propias influencias.

Si alguna vez has querido acercarte al romance de instituto pero te ha echado atrás el no saber por dónde empezar, Mars es sin lugar a duda una de las obras cumbres del género.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *