Crítica a Hanako to Guuwa no Tera (Hanako y el cuenta-alegorías)

Crítica a Hanako to Guuwa no Tera (Hanako y el cuenta-alegorías) Book Cover Crítica a Hanako to Guuwa no Tera (Hanako y el cuenta-alegorías)
Esuno Sakae
Horror, misterio, sobrenatural
Shounen Ace
2003-2005

Sakae Esuno es conocido principalmente por Mirai Nikki pero, ¿sabíais que tiene una historia de fantasmas?

Hanako y el cuenta-alegorías es un manga de Sakae Esuno publicado entre 2003 y 2005 para la Shounen Ace.

Asou Daisuke, detective de folklore, preferiría investigar cosas normales y cotidianas, cosas como esposos mentirosos, socios fraudulentos, y todo eso. Porque cada vez que investiga asuntos sobrenaturales, le da hipo.

Pero no importa, porque deja de visitarle gente con problemas sobrenaturales a los que llama alegorías. Estas son historias, habitualmente leyendas urbanas, que cuando alguien las cree con la suficiente fuerza, se convierten en realidad. Su primer caso gira en torno a “El hombre bajo la cama“. ¿Puede parar al terrible asesino del hacha antes de que descuartice a Kanae Hiranuma? ¿Por qué Asou cuenta sus hipos y quién es la chica tan rara que vive en su baño?

El manga es una recolección de historias cortas hilvanadas con una sub-trama de fondo que acaba convirtiéndose en la principal.

El horror es un subgénero más o menos ignorado dentro del shonen y es agradable encontrar buenos ejemplares de vez en cuando.

Aunque hay algunas más occidentales, casi todas las historias se basan en leyendas urbanas japonesas, como Kokkuri-san o el Teketeke. Aunque el autor se toma bastantes licencias artísticas, el acercamiento a esta subcultura (por llamarla de alguna forma, ya que no es exactamente folklore) es bastante ilustrativo, especialmente si de por sí te gusta el creepypasteo.

Las primeras historias son especialmente tensas y dan el suficiente mal rollo como para que no quieras leerlas solo. Los giros de guión son interesantes y, para variar, no siempre se ven venir y consiguen sorpender. Por desgracia, según pasan los capítulos esta tensión se pierde muchísimo y el último tomo y medio no puede terminar de considerarse tanto horror como psicológico pero sin nada que de miedo. La transición es bastante uniforme, y aunque deja de asustar, el cambio no baja de calidad y el final es un mind-fuck bastante interesante.

Los personajes son probablemente lo peor. Es un shonen y es corto, probablemente fuese cancelado porque se nota que podría haber dado de más. Esto hace que los protagonistas sean… planos, muy planos, solo con un mínimo de profundidad en los últimos dos capítulos, pero tampoco se puede decir gran cosa.

El estilo de dibujo, dentro de que es shonen, es bastante reconocible como el propio del autor. Quizás no sea todo lo expresivo que debería para un manga de este estilo, pero cumple su función. Por lo demás, es bastante mediocre, ni bueno, ni malo; ni demasiado minucioso, ni descuidado. Uno de entre mil.

Si os gustan las leyendas urbanas, echad un ojo a Hanako; si no, tampoco os perdéis gran cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *