Crítica a PUTON

PUTON Book Cover PUTON
Tomoya Hanada
Shounen
Shounen Jump NEXT!
2016

Habéis leído el título, no hace falta que haga más introducción ¿no?

PUTON es el one-shot debut de Tomoya Hanada publicado en 2016 para la Shounen Jump NEXT!. No tiene anime ni está licenciado en España.

Durante la era Sengoku, el clan de ninjas Hattori llevó la tecnología militar a su culmen creando prendas especiales que harían de sus miembros los mejores espías y asesinos. Hoy, los descendientes del clan trabajan para el gobierno japonés y se esfuerzan en conseguir todas las prendas creadas antes de que caigan en malas manos.

PUTON es uno de esos one-shots que aspiran a convertirse en shonen de larga duración. Afortunadamente, no pasó la criba.

¿Cúantos shonen de batalla normalitos podéis nombrar en un minuto? No digo buenos, digo normalitos, de los que aguantan poco más de100 capítiulos como mucho, si tienen suerte consiguen algún anime de un par de temporadas, y luego son cortados y nadie supo más de ellos. De haber continuado, PUTON habría sido uno más de esos, un anime de temporada que todo el mundo recibe con mucho entusiasmo pero que a los dos años hace que sientan vergüenza al recordar que lo disfrutaron.

El planteamiento inicial es el resultado de mezclar Naruto con Armamento Alquimista. La mediocridad está bien cuando al menos es original, si no tiene ni siquiera el poder de la novedad entonces es peor que mediocre, es aburrida y olvidable.

Perdonad si no estoy entrando mucho a trapo con la trama pero de donde no hay, es muy complicado sacar nada. Voy a ser buena y voy a dejar un resumen de las 40 páginas para ahorraros el dolor de leerlo:

  • 1-5: Presentación muy edgy
  • 6-10: Tetas
  • 11-15: Prota es un rarito y parece inútil
  • 16-20: Prota sigue dando cosita pero empieza a molar
  • 21-25: Prota cada vez va molando más
  • 26-30: Chica mona en apuros
  • 31-35: Prota está todo OP y se carga de una hostia a secuaces
  • 36-44: Prota tiene flashbacks de infancia mientras se carga a malodeturno#1
  • 45-46: Tetas

¿No os alegráis de no haber tenido que leer toda esa bazofia genérica? Sí, yo también os quiero y no me importa sufrir para que vosotros no tengáis que hacerlo.

Dicho todo esto, pasemos al análisis de personajes, aunque a estas alturas creo que todo está bastante dicho:

  • Prota: Rarito al que se le perdona porque es súper tocho y salva el día. No llega a salir pero seguro que le gusta comer mucho y acaba sintiendo cosas por Chicamona.
  • Chicamona: “No soy inútil, me sé hacer invisible”. Una pena que no haya ilustraciones a color porque si no, sería rubia o pelirrosa.
  • Jefaza: Tetas. Insinuaciones de sadismo. Tetas.
  • Malodeturno#1: Me recuerda un poco a alguien pero no a quién.

El dibujo es aceptable. No tiene ninguna clase de estilo propio y podría ser atribuible a cualquier autor medio de shonen, pero al menos es pasable. Excepto por las tetas.

Casi todos los autores tienen al menos a un personaje con tetas enormes. Copas que casi llegan a la Z. Tetas gigantescas. Y eso es un hecho que no va a cambiar, que está ahí y es inamovible. Pero al menos la mayor parte de autores saben cómo dibujar bien tetas titánicas y que, dentro de las licencias creativas, no queden mal. Mirad estas tetas: son tan grandes y están tan comprimidas que están deformadas. Esto no es Prison School, no tiene que dar grima -aunque lo haga- ni hacer gracia; tiene que atraer la mirada y enganchar al lector para que, cuando el manga deje de tener ningún argumento -a los 10 capítulos, siga leyendo aunque sea para ver chicas monas con tetas muy grandes. Pero es que, es ver unas tetas tan deformes y mal dibujadas que me dan ganas de no leer el segundo capítulo. Si el argumento es mediocre, el dibujo es del montón, y las tetas dan grima ¿Qué tiene salvable el manga? ¿QUÉ?.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *