Introducción al shoujo (III)

Siguiendo en la estela de la entrada anterior, en este post voy a hablar de las autoras que me dejé en el tintero, el Grupo del 24, es decir, Moto HagioRiyoko Ikeda, y Keiko Takemiya.

Vamos a empezar refrescando la memoria. El Grupo del 24 es llamado así ya que casi todas sus integrantes nacieron en el año 24 de la era Showa, es decir, 1949. Este grupo, dentro de la historia del manga, es especialmente relevante ya que a través de técnicas innovadoras y del desarrollo de temáticas nuevas (sí, aquí nació el shounen-ai), revalorizó culturalmente el shoujo, contribuyendo a que fuese visto como una demografía respetable más allá del arquetipo de “telenovela en comic”. Todas estas autoras tienen un lugar propio en la historia del manga, ya que a través de sus contribuciones influyeron en autoras posteriores dejando un legado sin el cual las obras modernas difícilmente serían iguales.

Moto Hagio

Nacida el 12 de mayo de 1949 en Fukuoka, es considerada como la madre del shoujo moderno, especialmente del shounen-ai. Hizo su debut profesional en 1969 con Lulu y Mimi en la revista Nakayoshi del grupo Kodansha, que en ese momento buscaba trabajos innovadores para poder competir con Shogakukan, su principal competidor en el sector. Keiko Takemiya le presentó a su editor, Junya Yamamoto, que aceptó los trabajos de Hagio previamente rechazados por Kodansha. Posteriormente, realizó una serie de historias cortas para distintas publicaciones de esta editorial. A los dos años de su debut, publicó El gimnasio de noviembre, una historia corta que trataba abiertamente el amor entre dos chicos en un internado. La historia formaba parte de un movimiento mayor de artistas pioneras en el shounen-ai. En 1974, Hagio retomó la historia desarrollándola en El corazón de Thomas. Ganó el premio Shogakukan de manga en 1976 por su clásico de ciencia ficción ¿Quién es el 11º pasajero? (editada por Tomodomo) y su relato épico La familia Poe. A mediados de los ochenta Hagio dibujó su primera obra extensa, Marginal. Su primer manga ambientado en el Japón contemporáneo fue Iguana Girl, de 1991. Hagio tuvo un cameo en la película de 2008 La muerte de Doromata. En 2009 y para conmemorar su 40ª aniversario en activo, hubo una fiesta en su honor con unos 200 asistentes. En 2011, La universidad de arte y diseño de Joshibi la nombró profesora honorífica. A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios. El  más reciente y uno de los más significativos, ya que es la primera mujer mangaka en recibirlo, es la Medalla de Honor de Japón.

Riyoko Ikeda

Nacida en Osaka en diciembre de 1947, aparte de formar parte del grupo del 24, también es soprano. Fue una de las mangakas más populares en los 70, siendo más conocida por La rosa de Versalles (Azake, descatalogado). La mayor parte de sus trabajos están basados en eventos históricos, tales como las revoluciones francesa y rusa. Su uso de escenarios extranjeros y diseños andróginos hizo de La rosa de Versalles y La ventana de Orfeo (EDT, descatalogado) grandes éxitos.

Hizo su debut con 20 años, en 1967, con la publicación de Bara Yashiki no shoujo (La chica de la casa de las rosas), cuyo título rendía homenaje a la obra de Osamu Tezuka Bara Yashiki no Nazo (El misterio de la casa de las rosas), al cual hacía así homenaje. Esta admiración es muy palpable en los diseños iniciales de sus personajes, que recuerdan en gran medida a los de Tezuka.

Tras este primer manga, siguieron otros más o menos importantes en los cuales su estilo fue evolucionando hasta llegar a 1972, cuando publicó su obra más conocida, La rosa de Versalles.

Su manga más conocido es La rosa de Versalles, también conocido como Lady Oscar en algunos países europeos. En esta época, Ikeda tenía solo 24 años, y quería crear un manga que tuviese como protagonista a la futura reina de Francia, Maria Antonieta, y contarlo todo de forma biográfica, pero sus editores pensaban que un shoujo histórico, algo inédito hasta la fecha, aburriría a los lectores. Finalmente y gracias a su estilo innovador, Ikeda convenció a su editorial de la posibilidad de publicar el manga regularmente. No obstante, el visto bueno a su trabajo no fue fácil, no solo por la cantidad de trabajo a la que Ikeda, que en ese momento era  universitaria, tenía que enfrentarse; si no por la política de cerrar las publicaciones al mínimo signo de bajada de ventas que seguía su editorial en ese momento. El manga se estuvo publicando regularmente entre 1972 y 1974, teniendo un éxito inmenso contra todo pronóstico y vendiendo, solo en esos dos años, quince millones de copias. La Rosa de Versalles se convirtió en un fenómeno social,  el manga para chicas obtuvo una dignidad que no había sido reconocida hasta el momento, y aumentó muchísimo el turismo de japoneses en Francia.

En esta época, para poder dedicarse mejor a su faceta de dibujante, Ikeda decide abandonar sus estudios universitarios, que en un primer momento habían sido forzados por sus padres, ya que su sueño era estudiar ópera en lugar de filosofía.

En 1974, Ikeda empieza la serialización de Onisama e (A mi hermano), que en 1991 fue adaptado a anime.

En 1975 comienza a publicarse el que es considerado como el manga más complejo de Ikeda hasta la fecha, Orpheus no Mado (La ventana de Orfeo). La historia, ambientada entre el siglo XIX y el XX trata de una niña que, por cuestiones de herencia, es obligada a hacerse pasar por un hombre. Sui identidad ambigua será el centro de un complejo triángulo amoroso. Los eventos ficticios se cruzan con acontecimientos históricos como la Revolución Rusa o la Primera Guerra Mundial.

A esta obra le siguen otras más o menos importantes, entre las que se incluyen una serie de adaptaciones de los clásicos de Shakespeare. En 1982, Ikeda vuelve al manga histórico con Jotei Ekaterina (La emperatriz Catalina), en el cual se terminará de asentar su estilo definitivo que, a su vez, influirá en las siguientes generaciones de autoras de shoujo, con una  atención minuciosa al detalle, casi obsesiva, manteniendo siempre una cierta elegancia y originalidad. Como el título sugiere, la historia cuenta la vida de la Emperatriz Catalina de Rusia.

En 1987 publica Eikou Naporeon: Eroica!I (La gloria de Napoleón: ¡Heróica!), que continúa con los eventos de La Rosa de Versalles y comienza cuando donde este termina.

En la última página de La rosa de versalles la mirada de Oscar se cruza con la de Napoleón y así comienza a contar la vida del Emperador Francés. Las historias siguen manteniendo paralelismos a través de distintos personajes comunes.

Sigue dibujando hasta que en 1991 publica Shoutoku Taishi (El principe Shoutoku), su primer manga histórico ambientado en la historia de Japón, centrándose en la vida del príncipe que intentó establecer un periodo de paz con Corea. En este mismo año publica Ten no hate made – Poorando no Hishi – (A los confines del paraíso – la historia secreta de Polonia), manga basado en la historia de Polonia a través del general Yusef Poniatowski.

En 1995 vuelve a la universidad para estudiar música y tras graduarse decide trabajar solo como guionista para dedicar más tiempo a esta.

Como dibujante oficial la reemplaza Erika Miyamoto, que hasta entonces había sido su asistente. El primer trabajo de Miyamoto fue una secuela de La ventana de Orfeo en 1999. En este año publican también Queen Elisabeth, un manga sobre la reina Isabel I de Inglaterra.

Pero el manga más importante del dúo es Nieberung no Yubiwa (El anillo de los nivelungos), adaptación de la ópera de Richard Wagner.

En 2003 lanza al mercado su primer CD como soprano y en 2005 lanza Parfums Musicaux de Versailles, que conmemora el 250 aniversario del nacimiento de Maria Antonieta y en el que interpreta 12 canciones compuestas por esta.

También en 2005 inicia la publicación de Ver-bara Kids como conmemoración del 250 aniversario del nacimiento de Oscar, el personaje protagonista de Versailles no Bara, en el que recopila los momentos más memorables del manga. Este manga marca su vuelta como dibujante.

Este retorno se consolida en 2008 con la serialización de The Legend versión dibujada de un gran éxito coreano homónimo, al que seguirá Atsu Hime (La princesa Atsu), y en 2013 Taketori monogatari (La historia del escultor de bambú).

En 2011 dirigió su primera obra de teatro, el drama musical en tres actos de G.M. Scalinger: Fortunio. En 2014 dirigió Carmen de Bizet con libreto de Henri Mailhac y Ludovic Halévy.

Paralelamente a su carrera como mangaka, también ha sido escritora. Su texto más importante es “La vida – Los sueños nunca se olvidan. Cómo afrontar la vida después de los 40 años”. Su primer texto publicado es  History of comics and culture (Historia de los comics y de la cultura) de principios de los 90, y se trata de un artículo en el que explica a sus seguidores su forma de diseñar e inventar historias, enfocándose principalmente en el proyecto de La rosa de Versailles.

En 2008 recibió la Orden nacional de la legión de honor de Francia por su contribución al reconocimiento de la cultura francesa en Japón, y ha sido invitada de honor del festival de cómics internacional de Angulema en 2011.

Keiko Takemiya

Nacida en febrero de 1950 en Kanagawa, Keiko Takemiya forma parte del grupo del 24 y es profesora en la universidad Kyoto Seika.

Su primer trabajo fue Kokonotsu no yujo (Nueve amistades) a la revista COM y recibió un premio al mejor artista novel. En 1968 debutó en la revista Weekly Margaret con Ringo no Tsumi (El pecado de la manzana). Takemiya fue una pionera del shoujo centrado en el amor entre hombres jóvenes. En diciembre de 1970 publicó Sunroom ni te (En el solario) en la revista Bessatsu Shoujo Komikku, que posiblemente sea el primer manga shounen-ai publicado y que contiene el primer beso entre hombres en el manga shoujo.

Takemiya cita entre sus influencias el manga shonen, el trabajo de Shotaro Ishinomori, películas y documentales. En 1972, tras publicar Sora ga Suki!, Takemiya viaja a Europa para investigar sobre la vida aquí y reunir documentación para Kaze Ki no uta. A partir de aquí, viajaría a Europa de forma regular durante el resto de su carrera.

Sus obras más destacadas son Kaze to ki no uta (El poema del viento y el árbol) y Terra e (Hacia la Tierra), ambas con adaptación animada. En 1979 recibió los premios Shogakukan de manga en las categorías de shoujo y shounen por estos dos mangas respectivamente, y el prestigioso premio Seiun para manga de ciencia ficción en 1978 por Terra e. Takemiya ha trabajado en una gran variedad de géneros, incluyendo shoujo y shounen.

En 1983, trabajó como diseñadora especial para Crusher Joe: La película, del estudio Sunrise, junto con otros artistas destacados.

Desde el año 2000 Takemiya trabaja como profesora en la Facultad de Manga de la universidad Kyoto Seika, de la que fue decana y es actual rectora. En 2009 fue miembro del comité de selección para el Tezuka Osamu Cultural Prize.

Entre sus actividades actuales se encuentra “Functional manga”, que presenta información que es demasiado complicada de entender solo a través de texto, y el proyecto “Genga”, en el cual los trabajos artísticos de gran importancia histórica son reproducidos tan similarmente a los originales como sea posible para generaciones futuras.

En 2014 fue premiada con la Medalla de Honor de Japón con lazo púrpura por el ministro de Asuntos internos y Comunicación por sus contribuciones al manga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *