Introducción al shoujo (II)

En el post anterior, comentamos un poco por encima toda la historia del shoujo pero si por algo se caracteriza esta demográfica es que los cambios, más que de la evolución con el tiempo, han venido de grandes autoras puntuales que han revolucionado el panorama, ¿Quienes son estas mangakas? Vamos a descubrirlo.

Dada la extensión y para que no se haga muy pesado, voy a dividir los autores entre esta entrada y la siguiente. En esta entrada hablaré de: Osamu Tezuka, Yoshiko Nishitani, Naoko Takeuchi, y Keiko Suenobu. El Grupo del 24, que cronológicamente iría entre Nishitani y Takeuchi, lo dejo para el siguiente post, ya que es bastante extenso y forma un bloque como tal por sí mismo. Es del todo imposible hablar con la extensión que todas estas autoras se merecen en la longitud abarcable de un post, pero espero que esto sirva como introducción para entenderles a grandes rasgos.

Osamu Tezuka

Todas las carreteras llevan a Tezuka. Considerado como “El dios del manga”, o el equivalente nipón a Walt Disney, Osamu Tezuka nació en Osaka en 1923. Precisamente en Walt Disney inspiró su dibujo, dando a sus primeros trabajos un estilo similar al del americano. Su obra entera consta de unos 700 volúmenes repartidos entre unas 120 obras. Se graduó en medicina en la universidad de su ciudad natal, pero nunca llegó a ejercer ya que en esa época fue cuando comenzó a despegar su carrera como mangaka. Pero sus estudios no fueron en vano, Tezuka plasmó sus conocimientos médicos en toda su obra, siendo el ejemplo más notable Black Jack (licenciado en su día por Glènat pero hoy descatalogado), que es también su obra más conocida en Europa. Otra característica única su estilo es el “sistema de actores”, es decir, la repetición de personajes en distintas obras y con distintos roles, en ocasiones sumadas a la ruptura de la cuarta pared para dar más énfasis en que más que personajes sin más, son actores, dando una nueva y única dimensión a toda su obra en conjunto. Su producción puede caracterizarse en tres dos etapas:

  • 1945-1969: Fueron sus inicios. En esta etapa estuvo centrado en producir manga para un público joven, con líneas sencillas y en ocasiones moralizantes. De esta época destacan Astroboy y La princesa caballero (Glènat).
  • 1970-1989: Al tiempo que sus primeros seguidores crecían y que la corriente de autores gekiga se asentaba, Tezuka maduró sus obras, introduciendo tramas complejas, dilemas éticos, violencia, y drama histórico. De esta época destacan Adolf (Planeta) y Phoenix (Planeta), obra que empezó en la etapa anterior y que quedaría inconclusa por su muerte.

Osamu Tezuka murió en 1989 dejando tras de sí varias generaciones de autores influidos por su estilo y un legado en la cultura japonesa que nadie, hasta la fecha, ha sido capaz de igualar o superar.

Yoshiko Nishitani

Nacida en Kochi en 1943, Yoshiko Nishitani inventó uno de los subgéneros de shoujo más amplios y populares: el romance de instituto. Hubo dos sucesos que la marcaron fuertemente en su juventud: Por un lado, la obra temprana de Tezuka, de la que sus hermanos mayores eran ávidos lectores y, que sumada a la de Shotaro Ishinomori y Hideko Mizuno, la encaminó a querer dedicarse al manga; por otro lado, la lectura de Ana de las tejas verdes, cuya protagonista la dejó tan impresionada que decidió que quería crear historias como aquella. Ya en el instituto, envió un 4-koma a Osamu Tezuka, quien quedó impresionado y la invitó a unirse al grupo “Higashinihon manga kenkyūkai”, del que también formaba parte Ishinomori. A través de este grupo, hace su debut en la revista Shoujo Club con Futago no Tenshi. Al terminar el instituto e insegura de poder vivir como mangaka, se va a Tokyo para trabajar un año de peluquera. En 1965 es contratada como asistente de Eiko Mizuno para su obra White Troika, y ese mismo año publica Mary Lou y Lemmon and Cherry, obras de gran éxito que la consagran dentro del panorama. Desde entonces, publicó regular y simultáneamente en distintas revistas de éxito hasta que, tras graduarse en la universidad, decidió dejar el manga a principios de los 80. Sus únicas declaraciones al respecto lo atribuyen a estar desconectada de la actualidad y no entender qué quieren sus lectores. En 2003 expuso cuadros al óleo en la galería Sachiko Yamada y fue su última aparición pública.

Es la autora que más tiempo ha publicado con Shueisha. Su narrativa exploraba el plano psicológico de sus personajes femeninos a través de sus problemas y ambiciones. Su dibujo es estilizado, y se caracteriza por ojos enormes y expresivos que reflejan mucho la luz, lo que les da una apariencia brillante. Su estilo tuvo una gran influencia en las autoras del grupo del 24.

Naoko Takeuchi

Nacida en marzo de 1967 en Koufu, es autora del superéxito comercial Sailor Moon (Norma).
Takeuchi empezó a dibujar desde una edad muy temprana. Estudió en el instituto local Kofu Ichi, en el que fue miembro de los clubs de astronomía y dibujo, además del comité de festivos.

En 1985 y aún en el instituto, ganó el segundo premio de la revista Nakayoshi para autores nóveles por Yume ja nai no ne y al año siguiente, en 1986 y ya en la universidad, por Love Call. Takeuchi se graduó en química, especializándose en ultrasonido y electrónica médica, por la universidad Kyoritsu Yakka. Su trabajo de final de carrera trató sobre los efectos amplificados de las acciones trombolíticas debido a los ultrasonidos. En esa época también trabajó como asistente de un templo sintoísta, experiencia que reflejó más tarde en Sailor Moon. Takeuchi trabajó como farmacéutica en el hospital de Keio tras graduarse, pero su editor la continuó alentando para que siguiese dibujando manga. Las publicaciones de esta época fueron serializadas en la revista en la que debutó, la Nakayoshi.

Tras terminar The Cherry Project, un manga sobre patinaje artístico, Takeuchi quería escribir sobre chicas con poderes mágicos para la revista Run-Run de Kodansha. Su nuevo editor, Fumio Osano -más conocido como Osa-P – sugirió que dibujase chicas vestidas con trajes marineros, al estilo de los uniformes de instituto tradicionales japoneses. Codename Sailor V (Norma) nació de esta idea y fue publicado en agosto de 1991. Tuvo un éxito inmediato y surgió la idea de animarlo, pero Takeuchi decidió descartarla en favor de un nuevo manga con las mismas premisas pero un equipo de chicas en lugar de una sola. Así nació Sailor Moon, que fue publicado por primera vez en 1992. Takeuchi creó a Sailor Moon como un personaje con el que las chicas jóvenes pudiesen identificarse. Durante una entrevista en la San Diego ComicCon de 1998, dijo que el uniforme de marinero era un símbolo de las adolescentes en Japón. Takeuchi sabía que la adolescencia era un periodo complicado y quería empoderar a las lectores jóvenes con una heroína de su edad. En una entrevista publicada en la revista Kappa, Takeuchi dijo que había parte de su personalidad en todas las Sailor Scouts. También dijo que el amor era parte esencial en cada manga que escribía y explicó por qué hacía tanto manga romántico. Sailor Moon ganó el el Premio Kodansha de manga para chicas en 1993. En Japón, Sailor Moon ha dado lugar a 18 tomos, 200 episodios animados, tres películas, y un musical de teatro, conocido como Sera-Myu. El anime de Sailor Moon se hizo popular en todo el mundo y fue emitido en Australia, Estados Unidos, Francia, o la propia España. Takeuchi suele referirse a sí misma como la mayor fan de Sailor Moon. No solo escribió la historia para la animación japonesa de Sailor Moon, también escribió la letra de muchas de las canciones que salen en ella. Tras el terremoto de Kobe de enero de 1995, Takeuchi usó su posición como famosa para recaudar fondos para las víctimas. Takeuchi dibujó caricaturas de gente que compró tickets para una subasta benéfica y usó las caricaturas como modelos para personajes secundarios en sus obras. El evento fue muy popular, ya que muchos fans querían conocerla y ser modelos para los personajes de sus mangas.

En enero de 1999, Takeuchi se casó con Yoshihiro Togashi, otro mangaka popular internacionalmente y creador de Yu Yu Hakusho o Hunter X Hunter. Muchos artistas fueron invitados a la boda, al igual que las dobladoras del anime de Sailor Moon, que cantaron la canción de apertura en la ceremonia. Takeuchi y su marido pasaron la luna de miel en España y Turquía. Tienen un hijo y una hija. Takeuchi es aficionada al baile, a coleccionar antigüedades, y a la alta costura. Actualmente vive en el barrio del Tokyo en el que está ambientada Sailor Moon.

La principal inspiración de Naoko Takeuchi en sus diseños es la alta costura, que con los años ha sido recíproca, habiendo grandes diseñadores que se han inspirado en los diseños de la propia Takeuchi.

Otra de sus fuentes es el takarazuka, una modalidad de teatro en el que todos los personajes son interpretados por mujeres.

También se ha inspirado en distintos artistas gráficos, hasta el punto que alguna de sus ilustraciones son directamente paralelas a las obras de estos.

Keiko Suenobu

Nacida en Katekyushu en 1979 puede ser considerada una de las grandes exponentes del shoujo de los últimos años, preocupado especialmente por abordar temas de justicia social de una forma cercana y comprometida con las adolescentes.

Suenobu no suele conceder entrevistas, por lo que se sabe poco de su vida personal.
Su obra destaca por ser especialmente crítica con la sociedad japonesa.

Durante tiempo se dedicó a investigar el comportamiento de los adolescentes japoneses, lo que le sirvió de material para su propia obra, en la que profundiza sobre el acoso escolar rematando siempre con finales felices para poder dar esperanza a aquellos lectores que lo estén pasando. No obstante, ha comentado que las historias reales que descubrió son bastante peores a las contadas en sus mangas.

Tras algunos mangas cortos, en 2001 alcanza notoriedad con Vitamin, un manga de un tomo autoconclusivo en el que cuenta cómo una adolescente es sorprendida manteniendo relaciones sexuales con su novio y tras ello es acosada por todos sus compañeros de clase, logrando superar la situación dibujándola en un manga.

Un año después comienza Life (Norma), su manga más internacional y aclamado hasta la fecha, publicado por la revista Bessatsu Friend, en el que sigue con la temática de acoso escolar pero esta vez más a fondo a través de 20 tomos y de forma muchísimo más explícita. Por este contenido particularmente fuerte, consigue una gran exposición mediática, y en 2006 consigue el premio Kodansha en la categoría de shoujo.

Tras Life ha publicado Limit y Hope, centrados en adolescentes pero alejados de la temática de acoso.

Dentro de dos viernes, el Grupo del 24. ¡No os lo perdáis!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *