Crítica a Mugen Utamaro

Mugen Utamaro Book Cover Mugen Utamaro
Go Nagai
Historico, sobrenatural, seinen
Afternoon
2010

¿Qué pasa cuando juntas a un clásico de la literatura con un autor clásico de manga? Pasa que salen genialidades como esta.

Mugen Utamaro es un one shot de Go Nagai publicado en la Ia Afternoon en 2010.

Así, muy en resumen, es una adaptación de El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, ambientado en el Japón de la era Edo.

Dorian Gray es un clásico de Oscar Wilde que todos conocemos pero refresquemos memoria aunque sea por el bien de paralelismos en la reseña: Inglaterra, época victoriana. Dorian Gray es un bello joven, musa de un aclamado pintor, dado a los placeres hedonistas. El pintor, fascinado por él, le retrata, siendo este retrato su mayor obra, por lo que decide que Dorian lo conserve. Lo fantástico de la pintura es que es capaz de retratar el alma del joven, a pesar de que estos cambios no se reflejen externamente. Dorian, entregado a los amantes y las drogas, mira asiduamente el retrato para observar sus propios cambios cometiendo, ocasionalmente, maldades solo para ver cómo le afecta. Esto lleva a una serie de desgracias durante 18 años que acaban con la muerte del propio Dorian al apuñalar el retrato en un intento desesperado de redención .

En la adaptación de Nagai hay unos cuantos cambios. Quizás los más obvios sean que está ambientada -de forma contemporánea, eso sí- en el Japón de la era Edo y que la protagonista es una mujer, una geisha del más alto nivel, la Tayuu Carmesí. Nagai también se toma muchas otras libertades menores con el argumento y, aunque conserva algunos de los puntos claves del original, consigue crear una obra nueva pero sin olvidar la presencia del clásico, moldeándola a su antojo pero haciendo que sea reconocible.

Otro de los puntos en los que más difieren ambas es que en la obra de Nagai, más que Carmesí -o Dorian-, el protagonista es Utamaro, el pintor, considerado el mayor artista de Edo. Utamaro es un personaje radicalmente distinto a Basil, el pintor en la obra original, ya que tiene un pasado misterioso que, aunque no se detalla en ningún momento, podemos entrever por cómo sobrevive a los distintos intentos de asesinato por profesionales mandados por Carmesí.

Todas estas diferencias con la original, aunque pueda doler a los puretas, consiguen que la obra mantenga un toque de impredicibilidad, de no saber qué más ha podido tocar Nagai y de nunca estar seguros del siguiente giro que le de. Mantiene, eso sí, todo el tono filosófico y moral que es la esencia en la novela de Wilde. Para dinamizar la narrativa, tiene bastantes secuencias de acción y peleas de espada. Y sexo, muchísimo sexo.

Entrando en los personajes, Carmesí, a diferencia de Dorian, solo empieza a corromperse tras conseguir el retrato y darse un par de casualidades que dan rienda suelta a su avaricia porque lo que quiere no son placeres carnales, es dinero, todo el que pueda. Por otro lado, Utamaro es un pintor despreocupado que solo quiere dedicarse a su obra y vivir tranquilo, hasta que se cruza a Carmesí y su vida da un giro de 180º. Es audaz y misterioso, y tiene un gran corazón. Entre los secundarios podemos encontrar a distintos personajes reales de la época, como el gran pintor Hokusai.

A pesar de ser una de las obras más recientes de Nagai, conserva su estilo clásico y agradable. Los cambios en el retrato de Carmesí son especialmente expresivos y las secuencias que conducen hasta los primeros planos consiguen que las impresiones que dejan sean muchísimo más hondas.

En general, es un gran manga. Una revisión a un clásico de la literatura dibujado por uno de los autores clásicos de manga. Recomendado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *