Crítica a Freesia

Freesia Book Cover Freesia
Jiro Matsumoto
Acción, drama, psicológico, seinen
Ikki (Japón); Ivrea (España)
2001-2009

¿Drogas, asesinatos, y mucha psicodelia? Jiro matsumoto es el amo en eso. Hoy, os traemos una obra maestra que, además, está editada en España

Freesia es una obra de Jiro Matsumoto publicada para la revista Ikki entre 2001 y 2009. En España podemos disfrutarla gracias a Ivrea.

En Japón se ha aprobado la Ley de Venganza: los familiares de las víctimas de asesinato tienen derecho a cargarse al asesino. Pero, como no todo el mundo se siente capaz de volarle la tapa de los sesos a un ser humano -por más asesino de su familiar que sea- existen empresas que, por un módico precio, ponen a tú servicio a un profesional como Hiroshi Kano: ¡Ángel de la muerte se alquila! Hiroshi. qué tío más raro. Mantiene conversaciones con una mujer que sólo él puede ver, y que tiene grandes planes para su futuro.

(Fuente: Ivrea)

Todo el manga está envuelto en una oscilación constante entre la realidad y las alucinaciones del protagonista, creando así un ambiente onírico en el que el lector nunca puede estar totalmente seguro de si lo que está leyendo es real.

Las distintas tramas que abarca el manga sólo son excusas para explorar a fondo las almas de los distintos personajes que aparecen, con el transfondo de una guerra como elemento para añadir presión y fuerza para que todas las virtudes y los vicios del elenco sean aún más evidentes y llamativos.

Kano se nos presenta de base como un protagonista totalmente atípico: apático, completamente asocial, muy posiblemente esquizofrénico… totalmente desconectado de su mundo, trabando relaciones pero sin terminar de entenderlas, y llevando a cabo su trabajo sin cuestionarse sobre las implicaciones morales de este simplemente porque es su trabajo. Respecto a esto último, ni siquiera lo buscó activamente: le surgió, y lo aceptó sin más porque necesitaba dinero para mantenerse y fue lo primero en salirle. Como un extranjero en su propio mundo, Kano guarda muchas similitudes con Mersault, el personaje de la obra que le valió el Nóbel de literatura a Albert Camus. Todo esto, con matices un tanto más oscuros, también es aplicable a Higuchi, la mente maestra que mueve todas las tuercas solo por saber qué pasará.

El resto de personajes, mejor o peor de la cabeza o con motivaciones más o menos definidas, en contraposición a Kano, que avanza sin cuestionarse a donde va y limitándose a seguir existiendo, resultan marionetas de un destino que por mucho que intentan, no son capaces de controlar y luchan, casi todos en vano, por poder seguir nadando a contracorriente. Todo esto, y en conjunto con la ambientación general, acaba redondeando con un matiz absurdo una historia ya de por sí difusa y surrealista.

El dibujo característico de Matsumoto, extremadamente abocetado y que parece hecho en el último minuto, se muestra especialmente cuidadoso en todos los detalles y pormenores de las viñetas. La gran expresividad en los personajes permite que nos lleguen detalles que no son explícitos en el texto y transmitan así su estado emocional.

La narrativa, según las necesidades de la escena, oscila entre el orden y coherencia de un storyboard cinematográfico y el caos más absoluto, transicionando de forma que el lector pueda sumergirse de lleno en cada página.

Freesia no es una lectura ligera, no es un manga fácil de asimilar, es de principio a fin una obra con una carga psicológica y filosófica inmensa y perfectamente hilvanada, haciendo de ella uno de los mejores mangas que he leído nunca. Obra maestra. Recomendadísima.

3 comments

  1. JhonC says:

    Pues si la tenía en alta prioridad de mis pendientes, acaba de pasar a que va a ser lo próximo que me lea.

    Buena reseña 😉

  2. Joax721 says:

    Ugh… Es un manga que me encanta, pero precisamente su protagonista y el final que tiene tan centrado en este último (además de confuso), me parecen lo peor de toda la obra.
    Ya que simple y llanamente se me hacía imposible conectar con él de alguna forma, y supongo que esa era la idea, pero aún así es algo que juega muy en contra en un clímax donde principalmente no te importa la vida del protagonista. De hecho hubiera preferido que se dejara de lado que paso con el prota al final, y se enfocara mas en la vida de los que quedaron vivos tras todo lo ocurrido.

    • ValsLagun says:

      Hum… a mí si que me fue relativamente fácil conectar con el prota. También es verdad que hace unos años estuve bastante tocada a nivel mental, así que puede ser por eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *