Crítica a Esprit

Esprit Book Cover Esprit
Taishi Tsutsui
Accion, aventura, comedia, fantasía, shonen
Comic Blade
2008-2011

¡Hoy os traemos un shounen inspirado en One Piece pero muy diferente y muchíiiiiiiiiisimo más corto!

Esprit es un shounen de Taishi Tsutsui publicado en la Comic Blade entre 2008 y 2011. No tiene anime -aunque es un manga que quedaría bastante bien animado- y tampoco está editado en españa.

“Puedes hacer cualquier cosa que te propongas”. Así es como Reki, su vago guardián, educó a Mio… si puedes llamarlo educación. Nacida en una isla de la que nunca ha salido, Mio está aburrida con su día a día… Hasta que llega Sarah. Sarah es miembro de una organización que explora y gestiona muchos “Hogares”, islas como la de Mio. Para mío este es su pase a la aventura, acción, y lo más interesante de todo… ¡escuela! ¿Pero está la escuela preparada para Mio?

(Fuente: Kirei Cake)

Nos encontramos con un shounen de aventuras con unas cuentas similitudes con One Piece pero esencialmente distinto. En Esprit, hay una organización que se dedica a explorar islas, cuyos miembros tienen todos superpoderes de lo más variado. Y ya. Esprit tiene algunas cualidades que hacen de ella una obra totalmente única, dentro de lo totalmente único que puede ser un shounen genérico.

Está claro que Esprit apuntaba a ser un shounen de media-larga duración, por lo que durante la primera mitad del manga el argumento es bastante vago y difuso, y los detalles clave sobre los personajes se dejan caer casi con cuentagotas, al igual que el rítmo de aparición “un protagonista nuevo por capítulo” que, con capítulos de unas 40 páginas, puede ser pasable a no ser que… el manga acabe abruptamente. Ese es el principal problema de un shounen que podría haber sido bastante bueno y se queda en pasable. La segunda mitad del manga cambia radicalmente el rítmo, metiendo toda la trama central prácticamente de golpe, dejándose detalles y desarrollos que podrían haber merecido la pena de lado, y, sobretodo, marcando una brecha entre capítulos con unos pocos detalles de trama central pero que giran alrededor de una aventura con poca importancia o que se centra en dar solidez a algún protagonista, y capítulos que son trama central pura y dura. No obstante, y a pesar de lo abrupto que resulta, Tsutsui consigue enlazar elementos y detalles de la primera mitad con la carga argumental de la segunda, lo que por lo menos da una cierta sensación de solidez. El desenlace se queda también a este nivel: apresurado, algo cliché, pero pasable.

Por otro lado, si algo hay que reconocer a Esprit, es que tiene una variedad de poderes especiales curiosa, algunos de los cuales no había visto antes en ningún manga el maestro de las habitaciones cerradas, idea bastante novedosa, aunque quizás lo mejor de estos sea la explicación de por qué surgen y por qué son distintos en cada persona. Una pena que en este aspecto estén tan ligados al desarrollo de los personajes, por lo que debido a lo mencionado en el párrafo anterior, flojean algunas explicaciones o directamente no existen.

A este respecto, las escenas de acción no están mal pero son mejorables. Los poderes no están tan exprimidos como podrían estarlo, lo que quita una cierta parte de emoción. Además de que no terminan de ser lo bastante fluídas. Es una pena porque es un punto que, a nivel progresivo, probablemente se hubiese podido subsanar.

Pasando a los personajes, Mio es la protagonista más típica del mundo: buena, se preocupa por sus amigos, es cabezota, y siempre actua sin pensar en las consecuencias. Los secundarios son todos un poco del mismo palo: la “hermana mayor”, el malote, la solitaria… en total solo hay dos o tres personajes medianamente desarrollados, y no tienen importancia real hasta los últimos capítulos.

El dibujo es normalito, don diseños de personajes más o menos originales, pero no tiene nada destacablke y para bien, ni para mal.

Esprit es un manga decente si os va el tema de “aventuras en el mar”, pero por lo demás, solo lo recomendaría si no tenéis nada mejor a mano. Pasable.

Comments are closed.