Crítica a Hoshi no Samidare

Hoshi no Samidare Book Cover Hoshi no Samidare
Satoshi Mizukami
acción, aventura, comedia, psicológico, seinen
Young King Ours GH
2005-2010

Es complicado encontrar seinen de peleas que mantenga el humor todo el rato… ¡Pero lo hemos hecho!

Hoshi no Samidare (también conocida por Wakusei no Samidare) es una obra de Satoshi Mizukami publicada en la Young King Ours GH entre 2005 y 2010. No está publicada en España ni tiene anime, de momento.

El mundo está en peligro. Ser Noi Crezant, el Caballero Lagarto, ha sido enviado en busca de la ayuda del gran guerrero Yuuhi Amamiya con la esperanza de encontrar a la Princesa Samidare y protejer el planeta del increíble “Martillo Galleta” destinado a partir en dos la Tierra. Desafortunadamente, Yuuhi no quiere tener nada que ver, y la Princesa, más que salvarlo, quiere destruir el mundo.

(Fuente: MU)

Como apunte rápido: esta clasificado como seinen por la revista en la que se publica, pero tiene absolútamente todos los ingredientes de cualquier shounen, por lo que a modo de nivelar con estos, lo trataré de tal en la crítica.

Como veis, desde el primer capítulo, se sale bastante de lo normal. Es una historia en la que los protas, en lugar de ser héroes del bien, siguen sus propios deseos egoístas. Este es un enfoque que, de base, rompe con la sensación de que estás leyendo lo de siempre y eso se agradece.

También es atípico en que, para ser un shounen de peleas, se detiene a analizar a fondo todos los personajes: quienes son, por qué luchan, y cual es su relación con el resto del plantel. Si bien, en un shounen normal de 65 capítulos consideraría esto como llevar el rítmo a marchas forzadas, en Hoshi no Samidare creo que funciona bastante bien, ya que la carga humorística se mantiene y aporta matices interesantes a la historia.

Hablando de humor, es uno de los puntos más fuertes del manga. Lo típoco con los shonen de este palo *cof, cof, Katekyo Hitman Reborn, cof, cof, Dragon Ball* es que empiecen siendo divertidos pero con el paso de los capítulos la historia se vuelva seria hasta no quedar ni rastro de comicidad. Con HnS también acaba pasando, pero solo en los últimos dos tomos y para favorecer el impacto dramático de la recta final. El resultado es que la mayor parte del manga se traduce en dolor de estómago por las risas.

También se agradece que los arcos de peleas sean breves y no se anden con tonterías. Samidare está superdopada desde el principio, tiene una fuerza inmensa, y todos lo saben. El resto de personajes tampoco se anda mucho por las ramas: Somos la hostia, bueno, y qué. Así que las peleas duran un par de capítulos como mucho y se resuelven más por fuerza creativa -llegar, intercambiar cuatro palos, y a la siguiente, es muy aburrido- que por fuerza bruta. También añadir que el repertorio de poderes es más que interesante y da todo el juego para que las batallas disten al máximo de ser aburridas

Pasemos a los personajes. Para resumir, sin spoilers, y de forma superficial, diré que en general están bien construídos y son carismáticos, especialmente Yuu y Samidare. Los secundarios también son muy buenos y aportan un toque especial a la historia. No obstante, hay dos fallos de guión destacables: uno en torno a Samidare y otro en torno al Mago. Ahora la versión extendida y con spoilers.

AVISO DE SPOILERS durante los próximos párrafos.

Comencemos con Yuuhi. Yuu es un adolescente totalmente apático que, cuando le dicen que tiene que salvar el mundo, reacciona con poco más que “a mí que me estás contando” y cuando, por otro lado, ve la oportunidad de destruírlo, reacciona de forma entusiasta. Dicho esto, Yuu es un personaje con un pasado traumático, con un personalidad compleja, y, con diferencia, el que más evoluciona y cambia a lo largo de la historia.

Samidare es una prota de altura. Es fuerte, enérgica y decidida. No obstante, y quién haya leído el manga y no esté de acuerdo que lo comente porque es un punto que me gustaría debatir, presenta uno de los mayores fallos de guión. Recapitulemos: Cuando Anima la visita de pequeña, el capítulo en el que Samidare conoce a Yuuhi, le ofrece -como al resto de los personajes- cumplir un deseo, el que sea. Samidare desea reencontrase con Yuuhi. Podría haber elegido que curase su enfermedad, con lo cual la motivación de destruir el mundo no hubiese tenido sentido pero ella hubiese podido vivir como una niña sana y probablemente conocer a Yuuhi de todas formas. La explicación a por qué elige hacerlo así es un simple “me da igual” que bien podría achacarse a que es una niña pequeña sin mucha idea de lo que está haciendo pero que supone un deux ex como una catedral.

La evolución de la relación entre Yuuhi y Samidare me parece sólida y uno de los puntos más disfrutables del manga. Giros de guión incluídos.

Luego, Animus me parece un gran antagonista, con unas motivaciones que quizás pequen de simplistas y no acaben de saber a mucho, pero consistente y lógico. También en él o, mejor dicho, en las reglas para decidir el mundo, hay un agujero de guión: Se dice que él y Ánima vienen del futuro, que Animus quiere tener un conocimiento absoluto de la Tierra, y que para ello debe destruirla de vez en vez viajando al pasado. Pero nunca se menciona nada más acerca de este método: cuantos años retrocede cada vez que destruye una Tierra o por qué todo el conocimiento del universo se limita a un planeta.

Anima y el resto de personajes, dentro de que están creados de forma algo más superficial, son consistentes y aún así guardan una cierta profundidad. El elenco es original y variopinto y la individualidad entre todo el grupo de protagonistas consigue mantenerse de principio a fin. Además, las relaciones entre ellos también están bien forjadas y cuentan con un trasfondo sólido. Las muertes están bien pensadas para que la trama avance y no para que haya carnicería sin más, lo que se agradece. Vamos, que muy bien.

AQUÍ SE ACABAN LOS SPOILERS

Lo peor de Hoshi no Samidare es el dibujo. Vale que el dibujo del shonen no suele estar tan elaborado como el del seinen, pero en este manga el dibujo parece de autor novato. Es exagerado, no termina de estar bien definido, y en su mayor parte es inexpresivo. El fanservice también resulta demasiado descarado, con diseños que no aportan nada al personaje y que solo sirven para mostrar cacho, o con el efecto de que hasta las prendas anchas estan hechas de lycra alrededor de los pechos. Demasiado cantoso.

Hoshi no Samidare es un shounen más que recomendable, que se sale de lo habitual y que, en general, entretiene y engancha muchísimo. Si no os molesta el dibujo, ni dudéis en leerlo.

Comments are closed.