Crítica a Green Blood

Green Blood Book Cover Green Blood
Masasumi Kakizaki
Acción, histórico, psicológico, seinen, thriller
Young Magazine (Weekly) (Japón); Milky Way (España)
2011-13

Hoy os traemos un western con un dibujo maravilloso =D

Green Blood es un manga de Masasumi Kakizaki publicado en la Young Magazine (Weekly) entre 2011 y 2013. En España tenemos la suerte de poder disfrutarla gracias a Milky Way.

Nueva York, Estados Unidos de América, mediados del siglo XIX. Esta es la historia de dos hombres nacidos y criados en la zona de Five Points, escenario de continuas disputas entre bandas criminales por el control de cada territorio: un asesino de una de las bandas y un joven que odia a los gánsteres.

¡¡Se abre el telón del impactante drama humano de dos hombres que viven en la llamada “peor barriada del mundo” de la época!!

(Fuente: Milky Way)

La historia puede dividirse a grandes rasgos en dos fases: Nueva York, y el Oeste. Los capítulos de Nueva York actuan hasta cierto punto prólogo a la parte del Oeste, donde se desarrollan en profundidad el nudo y el desenlace.

La ambientación es maravillosa y el trabajo de investigación de Kakizaki es impluto. Vais a sentir como si estuvieseis en los Five Points, o en Kansas, o cualquiera que sea el escenario de turno.

También trata, sin meterse en profundidad pero dando un cierto reflejo, la inmigración, los inicios del capitalismo, el racismo tras la Guerra Civil americana, y los enfrentamientos entre los hombres blancos y los indios nativos. Destaco esto porque en todos estos temas, en los que hay un colectivo en desigualdad, siempre retrata a ese colectivo de una forma muy noble y dignificada, con una gran sensibilidad.

La historia intercala de forma más o menos regular secuencias tranquilas de diálogo y reflexión con tiroteos, huídas, y otras secuencias de acción. El rítmo se mantiene bien durante los cuatro primeros tomos pero el quinto y último da la sensación de ser demasiado apresurado, cómo si el autor hubiese tenido más cosas en el tintero pero por los motivos que fuesen no le hubiese dado tiempo a dibujarlas.

Entrando a los personajes, Brad Burns es el arquetipo de vengador, de personaje cuyo único motivo es la vendetta, pero con el giro de tener un pilar en el que conservar su humanidad. En los personajes de este tipo, ese pilar de cordura suele ser la novia de turno, pero en este caso es su hermano, Luke. Brad se nos presenta como un asesino infalible y casi inmortal, pero también tiene su lado humano: no es hábil en cualquier otra cosa que no sea matar, le gusta demasiado el alcohol, etc…No obstante y a pesar de parecer un personaje tan estático, en el último tomo se puede apreciar claramente cómo ha evolucionado a lo largo de toda la historia.

Por otro lado, Luke es quién se encarga de todas las tareas domésticas y de trabajar de forma honrada. Tiene un sentido de la moral y el deber incorruptible y, en general, complementa bastante bien a Brad. Lo interesante de Luke es su gran evolución durante la historia, siendo capaz de matar a sangre fría en los últimos tomos pero sin renunciar por ello a su inocencia inicial.

Los dos hermanos forman un tándem más que equilibrado de protagonistas. El resto de personajes, por desgracia, se quedan bastante planos. Edward King, el gran malo del manga, podría estar muchísimo más desarrollado. Su lucha por tener trasfondo puede verse a lo largo de los capítulos y es aquí donde más se nota que la historia ha sido apresurada, ya que casi nada de este personaje queda cerrado.

El dibujo es una maravilla. Recuerda levemente al estilo del cómic europeo, pero sin perder el carácter japonés. Tiene un detalle casi fotográfico, con un uso magistral de las sombras, las luces, los contrastes y, en general, los tonos. Lo realmente impresionante es que conserva la calidad en absolutamente todas las viñetas. TODAS. Queda rematado por un efecto como de foto antigua, conseguido a través del uso de líneas blancas muy finas que cruzan las viñetas de forma más o menos desordenada. Los personajes son muy expresivos, hasta el punto que casi puedes verlos en tres dimensiones. Las escenas de acción son muy dinámicas, pero como en los buenos westerns, conservando bien la tension en las tomas estáticas. Si el resto de argumentos para leerlo no os han convencido, olvidadlos; solo por el dibujo merece la pena leer este manga.

Veredicto: Leedla, aunque solo sea por dar a vuestros ojos el gusto del maravilloso arte de Kakizaki. 9/10.

(Fuente: Milky Way)

Comments are closed.