Crítica a Tokyo Ghoul: Jack

Tokyo Ghoul: Jack Book Cover Tokyo Ghoul: Jack
Sui Ishida
Accion, drama, horror, seinen, sobrenatural
Jump LIVE

Hace un par de semanas reseñaba la popularísima Tokyo Ghoul, pero, como siempre que algo me llama la atención, ¡no podía dejar pasar secuelas y spin-offs sin echarles un ojo!

Tokyo Ghoul: Jack es un one-shot de Sui Ishida publicado en 2013 en la Jump LIVE. Aprovecho este párrafo para añadir que Norma anunció hace unos días, en el Salón del Manga de Barcelona, que va a publicar la rama principal de la historia. Sí, Tokyo Ghoul ha sido licenciado en España por Norma.

La historia, como podéis sacar del título, se centra en los días de juventud del inspector Arima y nos cuenta la historia de cómo este y el futuro inspector Fura Taishi tienen que capturar a un ghoul apodado Lantern.

Como viene siendo uno de los rasgos de Sui Ishida, el desfile de personajes atípicos y grotescos sigue siendo bastante notable, aunque en este, por la inclusión de Fura y el instituto de trasfondo, hay un ambiente muchísimo más estudiantil, creando un contraste cuanto menos interesante.

33Por otro lado, estamos hablando de un one-shot, así que más que intentar incluirlo dentro del marco principal de Tokyo Ghoul, lo que ha hecho el autor es crear una historia corta autoconclusiva que nos permite acercarnos más a un personaje tan importante como desconocido en la rama principal como es Arima. Tanto por la trama como por el guión, Jack se podría encuadrar en cualquier otro manga o serie policiaca, con un ambiente de desconcierto contInuo, de saber que el enemigo podría ser el chico que se te sienta al lado en clase y lleno de giros de guion que, si bien tienen lógica, quizás no esperabas. Al final, tiene los elementos típicos que podrías encontrar hasta en Detective Conan: te dan todos los detalles, distraen tu mirada y, al final, el culpable siempre ha estado delante de tus narices.

Sin duda, creo que el punto más fuerte de este one-shot es la libertad que se ha tomado Ishida para experimentar con técnicas que no llegó a usar en Tokyo Ghoul. Así, podemos ver intervalos de tiempo, de mayor o menor longitud, relatados a través de páginas enteras en blanco con un resultado bastante estético e inmersivo. También, al ser tan corto, ha podido permitirse usar colores. Pero no os esperéis el coloreado a fondo típico de cualquier web-ton, Ishida da un giro hacia el uso del rojo y el azul y siempre de forma muy estratégica para resaltar o matizar detalles de las escenas.

Hablemos de personajes. Aunque en principio está centrado en Arima, solo nos muestra una breve visión de su juventud en la que, más que personalidad, es un alarde de lo frío, inteligente y molón que es. Vamos, todo lo que ya sabíamos de él en Tokyo Ghoul, pero extendido a un solo tomo. Por otro lado, sí que profundiza en el carácter y las motivaciones de Fura; una lástima que casi no se le vea por la historia principal. De los malos no se puede decir gran cosa: ghouls inteligentes, retorcidos y sanguinaros, típicos y sin mucha chicha.

El dibujo de Jack está muchísimo menos detallado que el de la obra original, pero no por ello está menos 21descuidado. Los trazos son más simples, pero más claros y, junto con el coloreado parcial, da una imagen general muy pulida.

Resumiendo… Tokyo Ghoul: Jack es un one-shot que, seas fan o no de Tokyo Ghoul, probablemente acabes disfrutando. Estoy convencida de que el autor decidió hacerlo solo por dos motivos: el primero es demostrar lo guay que es Arima e intentar que los fans no le odiasen como muchísimos hacen por el final de Tokyo Ghoul; y el segundo es simple y llanamente la experimentación en técnicas para sus obras posteriores. Muy recomendable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *