Crítica a Kanojo wa Sore wo Gaman Dekinai

Kanojo wa Sore wo Gaman Dekinai Book Cover Kanojo wa Sore wo Gaman Dekinai
Shigeyuki Iwashita
Comedia, ecchi, psicológico, seinen
Comic Manga Ou
2010

Para bien o para mal, mis reseñas se suelen diferenciar por ser de mangas… peculiares. El de hoy tiene todos los ingredientes: estudiantes, sexo, y fursuits.

Kanojo wa Sore wo Gaman Dekinai es un manga de Shigeyuki Iwashita publicado en la Comic Manga Ou en 2010.

Ryota Kusabana es un estudiante totalmente normal, es decir, salvo por kanosore1llevar un fursuit a todas horas porque
la gente se metía mucho con él por ser gordo. Ryota está enamorado de Murakami, la delegada de la clase y única persona que no le ignora. Completando el cuadro está Ayame, una profesora en prácticas que acaba de llegar al instituto. La historia empieza cuando Ryota se olvida un libro de la biblioteca y vuelve a por él después de clase y se da cuenta de que Murakami ha olvidado su ropa de gimnasia. Cuando va a recogerla, sse pregunta cómo deben oler los pantalones cortos y los huele, momento en el que entra Ayame pillándole in fraganti. A cambio de no contárselo a nadie, Ayame le pide que le deje olfatear el fursuit -que no ha sido lavado durante más de un año-, ya que se enamora de la gente por cómo huelen, su olor le resulta irresistible y quiere ser su novia.

El punto fuerte del manga es la presentación de un escenario aparentemente normal, con gente relativamente normal, que expuesta a la interacción con un nuevo elemento queda totalmente desequilibrado. Ayame es anormal, así se define y así se lo da a entender a los demás; tiene un fetiche con los olores y está convencida de que todo el mundo tiene una parte que no quiere mostrar al mundo porque en su interior consideran anormal. El problema viene cuando le da igual hacer lo que sea necesario para que Ryota le haga caso, incluso si implica que el y Murakami muestren ese lado oscuro y vergonzoso. Ryota y Murakami se verán inmersos en los juegos psicológicos de Ayame hasta que no haya más vuelta atrás que desnudar sus propias almas.

Los personajes son muy humanos, es decir, no son perfectos. Tienen puntos fuertes, tienen esperanzas, tienen debilidades y tienen miedos. Mientras que Ryota es un frikazo coleccionista de maquetas de mechas y con un terrible problema de inseguridad; Ayame es una mujer implacable y sexual, capaz de hacer lo que sea para salirse con la suya; y Murakami oculta un lado pervertido, además de ser celosa y tener un gran orgullo.

Kanosore3Si todo lo que he dicho os recuerda a Aku no Hana, estoy de acuerdo con vosotros. Distando muchísimo de ser un plagio, tiene una cantidad considerable de similitudes: protagonista relativamente normal con un lado pervertido, protagonista que es pervertida de serie y protagonista que por el curso de los acontecimientos acaba mostrando su lado pervertido; además del intento continuo de mostrar ese lado oculto de los humanos, que acaba arrastrando al lector a preguntarse sobre su propia naturaleza. La mayor diferencia es el final pero ya sabéis, eso son spoilers.

Centrándonos en el dibujo, sin estar del todo detallado y con algunos detalles raros (vamos, alguna deformidad más o menos disimulada), las expresiones están cuidadas y, en general, resulta agradable a la vista. No está mal pero tampoco es nada del otro jueves.

En definitiva: Si os gusta Aku no Hana o el rollo psicológico con toques de ecchi, vais a disfrutar KanoSore como enanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *