Crítica a Circo de Monstruos

Circo de Monstruos (Circus Kitan) Book Cover Circo de Monstruos (Circus Kitan)
Hideshi Hino
Horror
Shueisha (Japón); La Cúpula (España)
1991

“Somos criaturas de las tinieblas, de estirpe maldita, unidos en nuestro viaje vagamos por el mundo en nuestros carromatos. Nos llaman “El gran circo oscuro”. Somos criaturas de las tinieblas, de estirpe maldita, el mundo se asusta de nuestro aspecto. Nos encerramos en nosotros mismos para protegernos, ocultamos nuestra verdadera naturaleza y nos convertimos en fenómenos de exhibición. La carpa negra es el único espacio donde los humanos pueden entrar a admirarnos. Nuestro mundo está poblado de terrores pretéritos que vienen de la noche de los tiempos. Los hombres se asombran, se aterran. Olvidan que, para que haya luz, también tiene que haber sombras. Nuestra magia es el origen de nuestra desgracia y la fuente de nuestra fascinación, por eso la ocultamos. En el universo nada es inmutable. Yo lo sé bien porque mi andadura en este mundo dura ya cinco mil años… Todos somos iguales, todos vamos y venimos. Yo soy el Rey Negro, el que guía a todos en el mundo de la magia.”

 -Hideshi Hino.

Nada mejor para presentar uno de los one-shots del maestro Hideshi Hino como mostraros la introducción de las primeras viñetas que se va repitiendo al comienzo de cada capítulo. ¿Os gusta el horror? ¿Os gusta el circo? No hay más que decir, ¡esta reseña va a encantaros!

Circo de Monstruos, Circus Kitan en japonés original, es una obra del maestro del horror japonés (que no se note que es también uno de mis autores favoritos) Hideshi Hino. Es un one-shot publicado en 1991 en Japón por Shueishia y que en España tenemos gracias a Ediciones La Cúpula -que además viene con solapas, muy convenientes para el tocho que es el tomo.

Los protagonistas, un grupo de toda clase de monstruos, intentan llevar su vida lo mejor que pueden entre número y número. Pero, a pesar de su apariencia o sus habilidades, los habitantes del Gran Circo Oscuro tienen sentimientos y emociones que nos muestran que son más que seres ajenos al resto del mundo. El amor, la angustia, el vacío existencial o la alegría por un momento efímero de plenitud serán los protagonistas que bajo la Carpa Negra nos mostraran, irónicamente a través de seres marginados y sobrenaturales, un reflejo fiel tanto en la parte más grandiosa como en los tonos más nauseabundos de la naturaleza humana.

Portada de la edición japonesa

Portada de la edición japonesa

Este manga sigue la línea tradicional de Hideshi Hino, tanto en su fascinación por mostrar a los personajes más marginados como ejemplos vivientes del resto de la sociedad, como por la inclusión de detalles típicos en él como son las serpientes o los protagonistas infantiles. En esta ocasión, Hino deja de lado -aunque nunca por completo- su vena más sangrienta para explorar más a fondo la psicología de todos los personajes. El lenguaje sencillo pero cuidado -que en la edición española respetan tantísimo- y el trasfondo situacional hacen que la conexión con el lector sea casi inmediata. También es resaltable el alegato a la naturaleza que Hino hace en la última historia.

El dibujo se mantiene en la línea tradicional del autor. Muy curvilíneo y suave pero sin escatimar en todo tipo de detalles grotescos, ya sean pústulas o amputaciones de miembros. En esta obra, con un gran número de personajes femeninos, se aprecia claramente el contraste entre los dibujos masculinos, mucho más angulosos y rudos; y los femeninos, muy estilizados, de expresiones atractivas y con una belleza muy propia.

En resumen, nos encontramos con una obra de Hideshi Hino que, aunque muy en su línea, tiene unos toques propios bastante significativos. No llega a la maestría de la ya reseñada Panorama Infernal, pero sin duda merece una lectura calmada y a fondo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *