Reseña a Beelzebub

Beelzebub Book Cover Beelzebub
Ryuuhei Tamura
Shonen, acción, comedia, sobrenatural
Weekly Shounen Jump
23 de febrero de 2009 a 24 de febrero de 2014

Desde Gunjo para el resto del mundo, hoy os traemos la reseña a Beelzebub.

Beelzebub es un manga de Tamura Ryuuhei, que se ha estado publicando entre febrero de 2009 y febrero de 2014 (sí, hace escasas dos semanas ;_;) en la Shounen Jump.

La historia trata de cómo al Señor de los Demonios se le mete entre ceja y ceja destruir la humanidad, y de las aventuras del pequeño Beel(zebub), su hijo, al que envía para tal propósito. Pero claro, Beel es un bebé y necesita de alguien que lo cuide y lo ayude, ¿a quién elegirá?… Pues al mayor macarra del peor instituto de Japón, Oga Tatsumi. A lo largo del manga, Beel y Oga irán enfrentandose a rivales cada vez más poderosos y haciendo nuevos aliados en una serie arcos argumentales a cual mejor.

No digáis que no es una ricura

No digáis que no es una ricura.

Pero vayamos por partes. Cuando empezamos Beelzebub, nos encontramos con un shonen de batallas con toques cómicos clásico, uno de tantos pero del que es imprescindible que os hablemos. A diferencia de otras obras más famosas (Dragon Ball, Naruto, etc.), Beelzebub no cede en ningún momento el protagonismo de la comedia a la acción. Como leéis: os encontraréis un manga divertido de principio a fin, con un humor ingenioso y que parece no encontrar límites. Esto no resta para que su parte de acción también sea uno de sus grandes puntos fuertes. ¿Odiáis las peleas de veinte capítulos que acaban sin una resolución clara? Pues no encontraréis ni una en Beelzebub. Desde el principio te dicen que Oga es un macarra duro de matar, y eso se ve muy claramente las escenas de acción. Olvidaos del “eres el elegido, el ser más poderoso del mundo, pero para cargarte a este bicho vas a necesitar tres sagas de entrenamiento, dos personajes nuevos y un parón de tres semanas”: Oga llega, se enfrenta al bicho y en tres o cuatro capítulos la pelea acaba. Simple, pero introduciendo recursos nuevos en cada arco que hacen que brille con luz propia y siga siendo interesante.

Luego los personajes, que aunque quizás estereotipados, no dejan de tener una química maravillosa entre ellos. Los estudiantes del Instituto Ishiyama son todos una panda de delincuentes rotísimos, cada uno con unos trasfondos bien elaborados -sí, ¡personajes con un mínimo de complejidad en un shonen!- pinceladas de color bien marcadas y propias, que dentro de su estereotipo hacen que destaquen por encima de cualquier otro personaje del género.

Los demonios

Oga ejerciendo de Oga

Oga ejerciendo de Oga.

también tienen lo suyo, y estos sí que se saltan todos los estereotipos posibles, haciendo que las interacciones humano-demonio sean extravagantes y divertidísimas. Por tanto nos encontramos a un protagonista bruto como él solo, con un lado blandito para Beel, pero que mete hostias como panes sin pensárselo dos veces; una nodriza con una mala hostia de impresión y que monta pájaros gigantes; un mejor amigo del prota pardillo que se lleva todos los palos habidos y por haber pero que es el único personaje normal del manga; y un demonio transdimesional que parece el gemelo de Freddy Mercury; amén de un auténtico arcoíris de personajes secundarios, que van ganando importancia con el paso de los capítulos hasta convertirse en auténticos imprescindibles.

El dibujo, que oscila entre la seriedad y la caricatura, es probablemente el punto que le falta a Beelzebub para ser perfecta. No estoy diciendo que sea bueno, pero no destaca de ninguna forma, es un dibujo normal de shonen, pero que, sin ser malo, no logra despuntar del resto. En cualquier caso, y ciñéndonos a lo que es el género, tampoco pegaría un estilo más maduro o cuidado. Por tanto, bien, a secas.

También me gustaría sacar a luz que, debido a que en Japón fue incapaz de llegar a la popularidad que se esperaba de ella, la cancelaron prematuramente, por tanto quizás el final os decepcione al leerlo; aunque a mí, particularmente, me gustó.

En resumen: Beelzebub es de los mejores shonen de los últimos años. Destaca porque, dentro de seguir los esquemas tradicionales del género, no pierde frescura en ningún momento, manteniendo ese complicadísimo balance comedia/acción hasta el último capítulo. Los personajes, igualmente dentro de los estereotipos del género, son memorables cada uno a su manera. Dicho todo esto, ¡leedla! Es de lo mejor que ha salido últimamente de la Shonen Jump.

ibxnur2xCynq3Q

La única queja que realmente tengo es que no la hayan licenciado en España.

One comment

  1. toba says:

    buena crack

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *