Recomendación: Apocalypse no Toride

Apocalypse no Toride Book Cover Apocalypse no Toride
Yuu Kuraishi (Historia), Kazu Inabe (Dibujo)
Acción, shounen, terror, zombies, survival, psicológico
Shounen Rival
3 Septiembre 2011 - sigue publicándose

Tras pensarlo un poco (un poco implica que incluso me he equivocado de día y estamos a martes) (oops), me he dado cuenta de que la mejor alternativa a “No tengo manga que esté terminado y me apetezca reseñar, me leo algo deprisa y corriendo” podía ser recomendar series que aún se estén publicando, de manera que pueda enganchar a nuevos compañeros de faena que sufran conmigo los capítulos nuevos hablar con un abanico más amplio sobre la mesa.

En este caso, el manga que quiero destacar hoy es algo raro en lo que suele ser mi selección. Como ya dije en la entrada de Becchin to Mandala, los zombies nunca han sido mi tacita de té tema de “terror” favorito, e incluso acabé cogiéndoles tirria después del fenómeno fan de hace un año o dos. Sin embargo, de vez en cuando surgen cosas que hacen que te olvides de lo que estás leyendo, y te sumerjas por completo en el contexto. Pista: sí, este manga en concreto lo es.

Apocalypse no Toride incluye además el elemento acción (pistolas, sangre, amenazas y persecuciones, aplicado a este contexto), por lo que tenía todas las papeletas para no gustarme ni lo más mínimo. Es una buena idea darle una oportunidad, sin embargo, porque da gusto leerlo. La historia nos sitúa en la vida de un estudiante japonés promedio, Yoshiaki Maeda, que un día se ve acusado de asesinato injustamente. Como no puede demostrar su inocencia de ninguna de las maneras y la ley estará siempre de parte de los sujetos más creíbles, Maeda es enviado a un reformatorio aislado para menores… que tiene bastante más de cárcel que de reformatorio. Sus compañeros de celda/habitación son los típicos tipos carismáticos que despiden también un aura increíble de peligro. Aunque bueno, el reformatorio entero está lleno de compañeros similares. Vamos, que Maeda está metido en un buen lío.

Este sería un manga sobre violencia juvenil interna entre presos si no fuera porque, en un momento dado, los guardias empiezan a ser masacrados por criaturas humanoides no-muertas que ansían carne humana. A partir de ese punto, todos ellos tendrán que colaborar codo con codo para sobrevivir. A ese argumento básico se le puede sacar mucho partido, porque recordemos que el internado está perdido en el campo. Además, se le van añadiendo pequeños alicientes, como la posibilidad de que la amenaza tenga un líder fijo o la posibilidad de los protagonistas de ser rescatados.

Maeda a la izquierda, junto con Mitsuru, Gou y Masafumi.

Maeda a la izquierda, junto con Mitsuru, Gou y Masafumi.

Creo que un punto fuerte que tiene respecto a la temática zombie, al igual que pasaba con Becchin to Mandala, es que los zombies no son el plato fuerte ni los protagonistas. No se les da bombo, si no que se les evita. Hay que matarlos y/o esconderse porque si no nos matarán ellos antes, pero podrían ser cualquier otra cosa que supusiera una amenaza (y el manga seguiría resultando entretenido y bueno). Además, se introduce un concepto novedoso con el susodicho “líder fijo”, que aún continúa siendo un enigma. Resulta bien también el entremezclar un escenario realista con un tratamiento realista de la amenaza zombie la posibilidad de que todo sea más de ciencia ficción de lo que parecía en un principio.

Los hay de todo tipo, incluso con mutaciones raras.

Los hay de todo tipo, incluso con mutaciones raras.

Los personajes tienen un aspecto más bien típico al principio del manga, pero poco a poco se va explorando sus puntos fuertes y sus debilidades, haciéndolos humanos y equilibrados. Si bien hay un crecimiento por su parte, está limitado por el peligro constante que supone ser mordido por uno de los zombies, por lo que sólo pueden demostrar que son buenos personajes actuando bajo presión. Esto hace que no se pueda dar información extensa y exhaustiva sobre sus vidas, pero consigue que simpaticemos con ellos de todas formas.

Como punto extra, me gustaría señalar que el dibujo me es muy agradable y limpio. Aunque el objetivo sea dibujar una pila monstruosa de cadáveres, Kazu Inabe consigue que sus líneas queden bien claras y definidas (debo tener una obsesión con las líneas limpias).

apocalypse-no-toride-3486093

Pobre Maeda.

Por el momento hay veintisiete capítulos traducidos al inglés, y cada poco (no tengo muy claro cuándo salen) publican uno nuevo. Revelar más detalles de los posibles cliffhangers sería estropear un poco el momento álgido por el que está pasando la historia hoy por hoy, pero puedo asegurar que siempre resulta agradable ver que ha salido un capítulo nuevo. Si queréis seguir alguna serie semanal que no se haga pesada y que trate bien el tema de los zombies y los survivals, este puede ser una buena opción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *