Reseña a To Love-Ru

To Love Ru Book Cover To Love Ru
Yabuki Kentarou (Dibujo); Hasemi Saki (Guion)
manga, harem, shounen, romance, ecchi
Shonen Jump (Weekly) (Japón); Ivrea (España)
24 de abril de 2006-31 de agosto de 2009

Tetas y culos y culos y tetas

Hoy os vengo a hablar de uno de los manga ecchi más populares de los últimos tiempos, sí, la conocidísima To Love-Ru. Es una obra de Yabuki Kentarou (dibujo) y Hasemi Saki (Guión). Fue publicada en la Weekly Shonen Jump de 2006 a 2009, y cuenta con una secuela que actualmente se sigue publicando. También tiene anime.

El argumento es más sencillo que el funcionamiento de un palo: Princesa alien huye de su planeta para evitar tener que casarse y acaba en la Tierra enamorándose de un chico totalmente normal con el que vive mil aventuras. A lo largo de la historia se van incorporando más chicas al reparto, que cómo no, también se enamoran del prota.

Resumen de To Love Ru

Resumen de To Love Ru

Dado que el principal atractivo de la historia son las chicas, veo imprescindible presentároslas -aviso, también hay rabos:

  • Lala: Princesa de Deviluke, pelirrosa, pechugona, muy energética, y con fuerza sobrehumana. Tiene un robotito con el que se desviste y hace otra serie de cosas chulas. Está enamorada de Rito.
  • Rito: Típico adolescente. Enamorado de Haruna. INUTIL.
  • Haruna: Chica mona y tímida de la cual está enamorada Rito. No tiene mucho más.
  • Mikan: Hermana pequeña de Rito. Está para dar el punto de incesto y yuri.
  • Ren: Amigo de la infancia de Lala que se transforma en chica (Run) cuando estornuda, casualmente en los momentos más inoportunos.
  • Yami: Asesina intergaláctica, petanko del grupo, kuudere, y carnaza de yuri con Mikan. Pero muy mona ¿eh?
  • Yui: Vigilante de los pasillos, chica tradicional, ligeramente marimacho. TSUNDERE.
  • Saki: Niña rica y malcriada que siempre va acompañada de otras dos chicas que hacen de guardaespaldas. Femdom del grupo.
Protas con algunos secundarios

Protas con algunos secundarios

Para evitar posibles spoilers, he preferido dejarme en el tintero algunos personajes.

Empecé a leer To Love-Ru como hace una semana, lo he estado leyendo en mi casa, en la facultad, en la biblioteca, y en infinidad de otros sitios públicos, con las miradas raras de la gente cercana que ello ha conllevado. Todo por vosotros, lectores.

Mis expectativas de base al comenzarlo no eran muy altas, innumerables amigos me habían dicho que era horrible y que no merecía la pena, pero como buena masoca que soy, quería comprobarlo por mí misma. Y… sí, LA HISTORIA ES UN PUTO TRUÑO, que a algunos os parecerá divertida, y no digo que no lo sea, pero divertida a lo cutre y con humor de crío de primaria. Pero el dibujo es bastante agradable, y no he visto ni en hentais a un autor que dibuje tan bién las tetas anatomía femenina.

No hay mucho que añadir a la descripción del argumento que he dado al principio. Los autores básicamente se dedican a dibujar una sucesión de historias cortas con incidentes absurdos/inesperados/aljfalkjedrflh en los que de alguna forma u otra siempre acaban saliendo tetas/culos/pantyshots/tentáculos/todoloanterior. Después de los 162 capítulos -os reto a leerla del tirón sin aprovechar que son fiestas para tocar la zambomba-, he llegado a una serie de conclusiones:

  • Las calles de Japón están llenas de obstáculos que provocan continuamente que la gente tropiece.
  • Cuando tropieces, SIEMPRE habrá una chica mona cerca a la que poder sujetarte, preferentemente de las tetas.
  • Si te falla la puntería, te agarrarás irremediablemente de la camiseta/falda.
  • Aquí hay una divergencia:
    • La ropa está hecha de materiales tan finos que se desgarran con nada.
    • El sudor de los japoneses es tan ácido que tiene la capacidad de disolver tejidos.
  • En cualquier caso, el resultado de cualquier tropiezo acabará en tetas/culo.

 

  • Hay dos tipos de alien:
    • Chica mona posiblemente acompañada de guardaespaldas mazados
    • Bicho grande y feo con tentáculos que irremediablemente la tomará con la chica mona más próxima
  • Si un japonés tiene a una chica detrás, el número de féminas interesadas por el mismo tiende a subir exponencialmente.
  • Las chicas podemos tocarnos las tetas entre nosotras y salvo algún sonrojo, no pasará nada más.

Teniendo claros esos puntos, lo demás os lo podéis llegar a imaginar, en serio, NO-HAY-MÁS.

Pero che, che, no todo es malo, claro que no. El dibujo es una auténtica monada. Las chicas son totalmente naturales dentro de que no tienen ni un gramo de grasa *cof, cof*, tienen unas curvas preciosas y son moníiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas. Además, la ropa dan ganas de robársela como si no la perdiesen de todas formas xdddddd.

En definitiva, si leéis To Love-Ru, ni se os ocurra esperar una historia mínimamente decente, no. Pero si sabéis a lo que vais y lo tomáis más como un libro de arte sin argumento que como un manga con historia, probablemente lo acabéis hasta disfrutando. Salvable.

BONUS GALERY -las siguientes imágenes pueden contener y contendrán tetas y culos y culos y tetas.

[

[

 

Y por último…

FELICES FIESTAS

To LOVE-Ru Misc1

One comment

  1. […] bueno (dentro de los parámetros normales del shounen). En cualquier caso, y al contrario que en la otra conocidísima obra del mangaka, no es el punto central del manga y cumple su […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *